Beneficios de contratar personas jóvenes en tu empresa

Autor: Fernanda Arriola

trabajadores viendo una pizarra

Conseguir un trabajo una vez acabada la universidad puede convertirse en una verdadera odisea para muchos jóvenes que no han contado con un empleo previo. Se crean paradojas a la hora de solicitar vacantes, ya que las empresas piden jóvenes que cuenten con una experiencia mínima, misma que no tienen porque no pueden cubrir ese requisito que les dé el trabajo. Esto desemboca en un círculo vicioso.

Y es que las empresas normalmente piensan que necesitan una persona con mucha experiencia y un CV repleto de empleos, pero lo que en verdad requiere el puesto vacante es una persona que sepa adaptarse a las formas de trabajar de la compañía, que se alinee a los valores empresariales y facilite las tareas. Lo que importa son las características del candidato.

Los jóvenes son quienes construirán el mañana, pero para eso hay que darles las herramientas en el presente. Como dice María Isabel Palomino, responsable del área de empleabilidad en Comfama México, “este ingreso al mundo laboral habilita los relevos generacionales y potencia talentos distintos en cuanto a su forma de ver y relacionarse con el mundo. Es actualización y hay beneficios para las dos partes”.

Por esta razón, desde los datos, el conocimiento y la voluntad, La Cámara Latinoamericana de Comercio te comparte 5 razones por las cuales contratar jóvenes es una gran oportunidad para tu empresa:

1. Ayudan en la transformación digital

Los nativos digitales son personas menores a los 30 años, que están familiarizados con el Internet ya que nacieron en una época dónde ya existían los dispositivos electrónicos. Son capaces se seguir las tendencias tecnológicas que aparecen cada año, por lo que su presencia en los equipos de trabajo ayuda a apalancar la transformación digital tan necesaria en las empresas.

2. Son flexibles

Durante su etapa universitaria o de enseñanza los jóvenes visualizan mucho su futuro, es por eso que una vez logran un puesto laboral llegan con nuevas visiones sobre el trabajo mismo. Traen consigo ideas innovadoras y una gran flexibilidad a la hora de crear. Su optimismo intrínseco les da más capacidad para anticipar, adaptarse al cambio y hacerlo parte de la estrategia organizacional.

3. Condiciones salariales

Normalmente el sueldo de una persona sin experiencia suele ser más bajo que el de una persona con mucha experiencia.  A primer vistazo, la apuesta puede parecer muy riesgosa, pero después de un tiempo es beneficioso para la empresa, puesto que un trabajador joven puede fácilmente adaptarse a las necesidades de una organización. De todas formas, se recomienda elevar el sueldo con forme el nuevo trabajador vaya alcanzando sus metas.

4. Sin malos hábitos

Los jóvenes sin experiencia laboral no tienen malos hábitos laborales. Las personas con mucha experiencia, por lo general, tienen definida su forma de trabajar y relacionarse con el entorno. En cambio, los jóvenes por ser su primer trabajo están abiertos a aprender, capacitarse y recibir críticas constructivas. Los nuevos colaboradores pueden adaptarse mejor a las necesidades de la empresa.

5. Enriquecen el trabajo en equipo

Parte de su formación se ha basado en realizar proyectos en grupo, desde trabajos hasta universitarios hasta jugar videojuegos cooperativos. Los jóvenes saben trabajar en equipo para conseguir mejores resultados. Además, tener un rango de edades diverso aporta una gran diversidad de ideas y un equilibrio de experiencias. Entre colegas se apoyarán y habrá aprendizaje mutuo.