Carla Olivieri, la CEO en AKTIVA explica cómo es el proceso de aprendizaje y cómo se relaciona con el Empoderamiento Femenino

Redacción: Iván Huanambal

Rectora de la Universidad de Ciencias y Artes de América Latina. Además, es speaker internacional y consultora en organizaciones en los temas de felicidad, liderazgo y empoderamiento de la mujer.

Cámara Latinoamericana de Comercio tuvo la oportunidad de tener una entrevista con Carla Olivieri para conversar sobre cómo debe ser un líder en una empresa, los valores importantes del liderazgo y, por último, cómo es la situación actual del empoderamiento femenino.

La directora explica que el valor principal de un líder es aprender a ser coherente con los principios y hay que también trabajar en los mismos valores individuales. “Facilita el proceso de toma de decisiones porque los haces en base a estos cimientos que son tu fundamento para actuar, te ayudan para tu forma de ser y todos los demás te creen más, saben cómo eres y eso me lleva a otro principio muy importante que es la transparencia”, aseguró Olivieri.

Acerca de su artículo “La Humildad y el Liderazgo”, Carla Olivieri investigó a fondo sobre la humildad y destaca que es lo principal para aprender. Además, señaló que aplica este valor en las empresas con las que realiza consultorías y capacitaciones para que se deje de creer que un líder debe ser soberbio. 

La CEO en AKTIVA afirmó que la humildad te coloca en un plano de siempre estar observando y aprendiendo de todos los que están alrededor tuyo. Ser humilde también implica decir sin miedo “no tengo la respuesta, pero la voy a buscar” o mencionar “tu idea me parece mejor que la idea que yo había propuesto”, es decir, aceptar que hay otras alternativas mejores que las tuyas y eso a muchas personas les cuesta porque uno piensa que como es líder tienes que ser la superestrella todo el tiempo y nada que ver, tienes que ser tú y aceptar que hay personas que tienen mejores propuestas que la tuya.

Asimismo, la Master en Dirección de Marketing y Gestión Comercial, apoyó la idea anterior mencionando que “el liderazgo no viene como un cargo o puesto de trabajo, es algo que uno tiene que ir formando a lo largo de su vida. Siempre digo que el liderazgo es un deporte que se tiene que practicar diariamente. El primer paso que es el más importante para formarlo es aprender a mirarnos como líderes y no esperar que me digan “te ascendí, ya eres líder”, hay que aprender a mirarse como líder desde que eres pequeño”.

Además, la emprendedora apoyó la idea de afrontar un fracaso, ya que este forma parte de todo proceso del día a día de cambio de innovación, uno tiene que prototipar toda su vida para poder transformarse como persona y equipo. También señaló que hoy en día las empresas aceptan cada vez más los errores como parte cultural. 

Por otro lado, acerca del empoderamiento femenino, Olivieri destacó a las empresas que actualmente se dedican a impulsar este tema de diversidad y de igualdad de oportunidades. Considera que debe ser una práctica permanente y no solo se realicen estas acciones cuando es el Día Internacional de la Mujer.

Para promover y aumentar el número de mujeres en puestos de liderazgo, la rectora señaló que una solución para que la maternidad no frene mucho tiempo a la mujer en avance con su profesión es cambiar el permiso de maternidad o de paternidad. En lugar de ello, se podría plantear como si fuese un derecho del bebé, de tener acceso a su mamá y a su papá en estas primeras semanas o meses y con ello, ambos padres tendrían la obligación de aceptar este permiso para estar con su hijo recién nacido. 

Por último, Carla Olivieri brindó algunos consejos a las mujeres en el ámbito laboral, asegurando que, en primer lugar, las mujeres deben tener en claro lo que valen y cuando son elegidas en una posición más alta en su centro de trabajo, no es por suerte sino por su esfuerzo y empeño. Añadió que deben confiar en su capacidad y seguir creciendo.